Pages

¿Qué Tal si deja un comentario?

Tango - A. D'Agostino - A. Vargas - De corte criollo

6 de marzo de 2015


Alguna vez se preguntó ¿Por qué una orquesta con arreglos tan sencillos y elementales, es una de las más requeridas en las milongas? A quién escribe, alguna vez en una charla de café, Rubén Juárez y Tito Quintana armaron una polémica descomunal con éste tema. La idea central era el valor de cada una de las orquestas y por qué la gente las elegía. Fueron muchos cafés y cigarrillos los que se llevó la discusión. Discusión que se acabó cuando llegó Ernesto Baffa y dijo. Por sonido, alma, sentimiento y arreglos: Troilo. Por lo academicista, sonido claro y firme: Salgan. Por ritmo y cadencia: Di sarli… y para bailar: D’Agostino. Venía bien el gordo, pero desbarrancó en la última. Se le abalanzaron como leones. Pero, el tipo sin inmutarse, dijo: Angelito, era un bailarín muy elegante, fanático del baile, bailó hasta casi el día de su muerte. Y esa pasión por el baile la trasladó al piano y a las ideas que les daba a los arregladores. Y dirigiéndose a mí, dijo: Pibe, no le des bola a todos estos. Son todos pataduras y miserables. A que nadie te invitó con un café… o sí?
Al ver quién me dirigía la palabra, solo atiné a sonreír ¿Qué iba a decir que no estuviera fuera de lugar en esa mesa?





0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué Tal si deja un comentario?