Pages

¿Qué Tal si deja un comentario?

Boleros - Los Boleros de La Botica

14 de mayo de 2010


Mi devoción por el bolero debe tener mucho que ver con mis recuerdos.
Esas tardes de sábado, cuando salía para jugar al fútbol en la sexta del glorioso Sportivo Barracas de Colón Bs. As, los boleros en el Ranser me acompañaban hasta la salida de mi casa. Era, como que mi madre –quien los escuchaba- salía a despedirme otra vez.
Los domingos por la mañana, estaba en el patio la radio al palo con Carburando ,y en el interior, los boleros sonando muy bajo, en un modesto tocadiscos que me había prestado un amigo.
Tal vez, sean esas cosas que me acercan tanto a aquellas voces, que en verdad, supongo llegaban de la mano de mi tía que vivía en Buenos Aires y conseguía cosas increíbles, gracias a su amiga y compañera de departamento que era azafata. Bella y dulce Máxima, que me malcriaba y quería como a un hijo. Era fanática de Aznavour y Hengelbert Humperdinck, por cuanto a esas voces las llevo en el alma.
Hoy a más de cuarenta años de aquello, quiero dejarles algunas cosas que se escuchaban en viejos discos de pastas y algunos de vinilos, que como se imprimían en México o Estados Unidos, sonaban distinto en los primarios tocadiscos monoaurales a los que podíamos acceder.
Aquí, debo aclarar que muchas voces volví a recordarlas –o mejor dicho- a identificarlas, cuando los blogeros de Centroamérica y el Caribe, comenzaron a subir estas maravillas.
Por eso, en homenaje a aquellas maravillosas personas, de aquellas notables voces y al compás de la emoción de los recuerdo, es que planto aquí, una antojadiza y personalista selección, con el consabido margen de error que confiere el no buscar asesoramiento técnico.
Disfrútenlos, como lo hago yo, cada vez que encuentro en mi camino de la PC, algunos de estos CD.

Bajar Material

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué Tal si deja un comentario?