Pages

¿Qué Tal si deja un comentario?

Folklore - La Guampada - Cuarteto Santa Ana

3 de febrero de 2010

Cuando comencé con La Botica, jamás imagine que podía llegar a lograr una discoteca de las dimensiones que conseguí.

Martín Lertora, despues de dejar Voces de La Patria Grande, inició una cadena de correos, por la cual nos REGALABA, material imposible de encontrar. Cosas que uno suponía, incluso, desaparecidas.
Lugo contacté a un joven mesopotámico, Pablo, que hace Nostalgias de mi Litoral, quién tambien me permitió lograr música del litoral, que jamás creí podría poseer.
Arolas, un fiel colaborador de todos los que empezamos, también me hizo llegar material incríble. La Pata Maldita, Bienvenidos a la Monga, La Cofradía, Folklore Raíz, El Antigal, Pamaco desde su Chile, Gordibonita y los Discos Viejos de Héctor, y más, más y más, fueron sumandome cosas increibles, nostalgiosas, útiles, llenas de calidad e inconseguibles.
Vaya para ellos, mi agradecimiento por el material, sus formas de pensar y su criterio abierto para dejar en manos de la gente, el placer de disfrutar música que nuestros padres nos legaron.
Y a raíz de ello, aquí va un trabajo del Cuarteto Santa Ana con la dirección de Ernesto Montiel.
Trabajo que me llegara de la mano de Isabel Luro, desde la querida Corrientes. Y es justamente por la Sra. Isabel, que debo recurrir al agrdecimiento sincero a todos aquellos que ayudaron a mantener expectativas en La Botica.
Gracias a ella, a su gente y el deseo que lo disfruten, tanto como lo hago yo, cada vez que pongo el equipo, me arrimo el termo y el mate, dándole, en casos, hasta la madrugada.

Alemán56



ERNESTO MONTIEL
Nació en Quinta Sección Palmar, Departamento de Paso de los Libres, el 26 de febrero de 1916, allí transcurre su infancia, dulce infancia en el seno de una familia a cuyo amparo Montiel iba forjando su personalidad, hijo de doña PETRONA MONTIEL, tuvo además una segunda madre, su querida MAMA ROSA inspiradora de una de sus clásicas obras musicales.
De las tres hermanas que completaban su familia, la tenemos a la menor de ellas, doña ROSALIA MONTIEL, a quien apodan cariñosamente DOÑA QUERIDA, la predilecta y mimada de Montiel.
Desde muy pequeño se sintió atraído por la música, y fue así que inició su carrera animando bailes y reuniones familiares en Palmar y Ombucito, pero su consagración logra en la capital del país donde llega siendo muy jovencito.
Su llegada a Buenos Aires se produce en una época en que el éxodo de provincianos de todo el país desembarcaban en la gran selva de cemento, atraídos por el auge la abundancia laboral, apertura de fabricas, frigoríficos, una promisoria oportunidad para quienes buscaban trabajo y mejor vida.
En Buenos Aires tuvo varios oficios, radicándose en el barrio de La Boca, pero su conexión con el ambiente musical de buenos Aires nace al conocer a quien por entonces era uno de los pocos, sino el único, embajador de la música correntina en Buenos Aires, DON EMILIO CHAMORRO, quien dirigía varias agrupaciones, entre ellas Los Paisanitos Campiriños y Los Hijos de Corrientes, en este último ingresa ERNESTO MONTIEL y luego ISACO ABITBOL.
Tras su paso por Los Hijos de Corrientes, Montiel se une a un acordeonista entrerriano de San José de Feliciano, AMBROSIO MIÑO, conformando el Trío Iverá que completaba REYNALDO DIAZ, aquí se concreta la ejecución de un estilo muy popular en nuestras campiñas en aquella época, la interpretación de dúos de acordeones, antológicas grabaciones dan fe de la calidad interpretativa de ambos acordeonistas que graban entre otras obras, DISTRITO BASUALDO, VIZCACHA YEROQUI y FELICIANO ORILLA.
A Comienzos de la década del 40, empieza a gestarse lo que más tarde se constituyó en una de las máximas agrupaciones musicales de la historia de nuestro chamamé, corría el año 1942 en sus meses finales cuando Montiel empieza a pergeñar su sueño más anhelado, su propia agrupación. Para ello entabla conversaciones con otro libreño que ya estaba en aquellos años por Buenos Aires, el guitarrista SAMUEL CLAUS. A todo esto suma también al guitarrista LUIS FERREYRA oriundo de Santa Fe y por último al bandoneonísta Alvearense ISACO ABITBOL.
Así nace el cuarteto ya en el año 43 bajo el padrinazgo del bellavistense PEDRO MENDOZA realizando sus primeros ensayos en el domicilio de éste. Tas varias deliberaciones, se decide por un nombre para el cuarteto. Fue Isaco quien finalmente propuso Cuarteto Santa Ana en alusión a una estancia propiedad de su madrina. A todo esto, Pedro Mendoza agrega Cuarteto Típico Correntino Santa Ana, sugiriendo un nombre tomado de las orquestas de tango que eran denominadas típicas.
A lo largo de los casi 33 años en que Montiel guía los pasos del Santa Ana, hubieron etapas claramente definidas, ello se puede apreciar en cada una de las grabaciones que logremos escuchar, desde el primer disco al último es indudable que ha alcanzado un perfeccionamiento en el manejo del acordeón.

ULTIMO ADIOS AL SEÑOR DE ACORDEÓN
Una noche de diciembre, mas precisamente el día 6, del año 1975 su corazón de noble correntino dejó de latir, a partir de allí entró en la inmortalidad dejando un inmenso caudal de experiencias que son lecciones, como artista y como ser humano. Sus restos, descansan en el Rincón de las Celebridades del Cementerio de la Chacarita a su izquierda descansa Anibal Troilo “Pichuco”, y a su derecha Marta y Waldo de los Ríos, y en ese lugar de paz y descanso eterno están también el actor Luís Sandrini, la poetiza Alfonsina Storni, el pintor Quinquela Martín, el maestro Osvaldo Pugliese, la voz sentimental del tango Agustín Magaldi y Rosita Melo , autora del vals Desde el Alma, entre otros.
Fragmentos del trabajo sobre Vida y Obra de Montiel realizado por GUILLERMO FERNANDEZ, recopilador, conductor de programas radiales e historiador de la vida del Señor del Acordeón. Paso de los Libres, Corrientes.

Extractado de: http://www.delchamame.com



Bajar Material

1 comentarios:

Anónimo dijo...

EL LINK NO FUNCIONA

Publicar un comentario

¿Qué Tal si deja un comentario?